Los Juicios Bíblicos – el juicio del pecado (1/7)

1.- EL JUICIO DEL PECADO

Dios impuso a Adán y Eva un mandato:

“Y Dios impuso al hombre este mandamiento: «De cualquier árbol del jardín puedes comer, mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás, porque el día que comieres de él, morirás sin remedio” Gn 2, 16-17

Pero no lo cumplieron y Dios estableció su primera sentencia, para Adán, Eva y toda su descendencia, el jucio del pecado:

“Entonces Yahveh Dios dijo a la serpiente: «Por haber hecho esto, maldita seas entre todas las bestias y entre todos los animales del campo. Sobre tu vientre caminarás, y polvo comerás todos los días de tu vida. Enemistad pondré entre ti y la mujer, y entre tu linaje y su linaje: él te pisará la
cabeza mientras acechas tú su calcañar». A la mujer le dijo: «Tantas haré tus fatigas cuantos sean tus embarazos: con dolor parirás los hijos. Hacia tu marido irá tu apetencia, y él te dominará. Al hombre le dijo: «Por haber escuchado la voz de tu mujer y comido del árbol del que yo te había prohibido comer, maldito sea el suelo por tu causa: con fatiga sacarás de él el alimento todos los días de tu vida. Espinas y abrojos te producirá, y comerás la hierba del campo. Con el sudor de tu rostro comerás el pan, hasta que vuelvas al suelo, pues de él fuiste tomado. Porque eres polvo y al polvo tornará” Gn 3, 14-19

¿CUÁLES SON LAS CONSECUENCIAS DE LA DESOBEDIENCIA ? (CIC 400)

  1. La armonía en la que se encontraban, establecida gracias a la justicia original, queda destruida; La armonía con la creación se rompe; la creación visible se hace para el hombre extraña y hostil (Cf. Gn 3,17.19).
  2. A causa del hombre, la creación es sometida “a la servidumbre de la corrupción” (Rm 8,21).
  3. el dominio de las facultades espirituales del alma sobre el cuerpo se quiebra (Cf. Gn 3,7);
  4. la unión entre el hombre y la mujer es sometida a tensiones (Cf. Gn 3,11-13);
  5. sus relaciones estarán marcadas por el deseo y el dominio (Cf. Gn 3,16).

Pierde los dones Preternaturales que son: Inmortalidad, por la cual el hombre podría no morir. Impasibilidad por la cual no sentiría dolor ni pena. Integridad por la cual el control de las pasiones estaría sujeto a la razón. Ciencia es decir un conocimiento sin error.

Pero Dios mandó a su Hijo Jesucristo a pagar nuestra deuda y salvarnos.

Existen excepciones a esta regla: María madre de Jesús nació sin pecado original y el propio Jesucristo nació sin pecado original.

Marcar el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.