Los Juicios Bíblicos – el juicio de satanás (3/7)

3.- El juicio de satanás

Este es el tercer juicio Bíblico, el juicio a satanás. Vamos a verlo de forma cronológica, según Dios me da a entender.

El primer día de la creación Dios creo la luz, (Gen 1:3-5) Los Padres de la Iglesia identifican este primer día con la creación de los ángeles.

Se produce una gran rebelión en el cielo, Apocalipsis 12:7-9,  entre Miguel, el jefe de los santos ángeles, y satanás. Satanás y sus ángeles son derrotados,

Dios separa la luz de las tinieblas (Gen 1:3-5) Y satanás fue arrojado a la tierra y sus ángeles fueron arrojados con él» (Ap. 12:9).

El diablo actúa en la tierra desde el principio, que seduce a Eva para desobedecer a Dios, y Dios le condena a arrastrase por la tierra y le avisa que su cabeza será aplastada por la mujer (Génesis 3: 14-15)

En la tierra su ocupación es tentar, empezando con Eva, y acusar a los hombres.  La obra acusadora de Satanás se presenta por primera vez en las Escrituras en el libro de Job, y llega a su fin cuando su cabeza es aplastada por la mujer antes de la segunda venida de Cristo, donde no tendrá poder para actuar durante los mil años de su reinado para que no pueda engañar a las naciones del mundo.

Apocalipsis 20:7 dice: «Cuando mil años se cumplan, Satanás será suelto de su prisión.» El versículo siguiente declara que «saldrá a engañar a las naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, a fin de congregarlos para la batalla; el número de los cuales es como la arena del mar». Conducidos por Satanás, muestran ahora su verdadera cara la multitud de personas que habían profesado sólo exteriormente seguir a Cristo. Estos son hijos nacidos en el milenio, forzados por las circunstancias a profesar fe en Cristo. Ahora, en abierta rebelión, «rodean el campamento de los santos y la ciudad amada», Jerusalén. Su suerte es un juicio inmediato y, según Apocalipsis 20:9, «de Dios descendió fuego del cielo, y los consumió».

Según el versículo 10, inmediatamente después, «el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos».

Esta es la condenación final de Satanás, porque su destino es el fuego eterno preparado por Dios para el diablo y sus ángeles (Mt. 25:41).

Marcar el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.