Experiencias sensoriales fuera de la común

Cuando una persona narra experiencias sensoriales, fuera de lo común, trata de averiguar como cuanto de loco está, o como cuanto de común son esas experiencias o por qué él, qué significan, de quién provienen, qué intencionalidad tienen … Siempre generan un mar de dudas y suele acabar en una explicación religiosa, espiritual o mística y que varía según la fe que se profesa o la ciencia que conoce y que pueda convencerlo o no. Lo que siempre ocurre es que inicia un proceso de búsqueda de la verdad, de explicación de lo ocurrido. Necesita pasar por la cabeza lo que su cuerpo ha sentido y darle una explicación. Todos estos encuentros con lo desconocido inician un proceso de “conversión” y un aumento de “fe” y de “conocimiento”, algunos de ellos acaban en auténticos apóstoles o heraldos de la verdad descubierta.

Estas experiencias sensoriales fuera de lo común son aquellas que se perciben por alguno de los sentidos en estado de vigilia, despiertos o en estado de ensueño o dormidos. Nuestro organismo las percibe como ciertas pero también sabe que no son de “este mundo” Por ejemplo olores a rosas, a nardos, a azufre, a tabaco. Sensaciones de frío, de tacto o roce con algo, incluso empujones, arañazos, o una auténtica pelea de contacto. Imágenes borrosas o nítidas de personas fallecidas, de ángeles, demonios, un bestiario de coleccionista. Visiones de cosas pasadas personalmente vividas o vividas por otros, visiones de cosas futuras de uno mismo o de personas conocidas o de personas que no se conocen. Sabores a tierra, a sangre, amargos, dulces, … Sonidos de cadenas, de voces, de canciones, de campanas, de música que no es de aquí…
Otros experiencias sensoriales se producen en estado de sueño o ensoñación pero también son muy vividas, se recuerdan con intensidad y se diría que se han sentido como reales, diferenciarlas de lo que conocemos como sueños o pesadillas. Son tales como experiencia de salir de tu propio cuerpo y verte en la cama, viajes a otros lugares conocidos o desconocidos etc.

Todas estas experiencias sensoriales son comunes a la mayoría de las personas. A algunas les cambió la vida para otras son anécdotas curiosas sin importancia.

Todos los líderes religiosos que conozco las han vivido y para muchos de ellos ha sido el comienzo de una nueva vida. Para otros muchos les ha permitido unirse a grupos afines donde se comparte la fe que lo explica. Algunos lo convierten en libro de “sabiduría” otros en novela de aventuras, otros en cuentos infantiles, otros lo convierten en dibujos o pinturas, algunos están colgados en famosas pinacotecas.

¿Qué es lo mejor? cuando encuentras a alguien que te da explicaciones y le da sentido a lo ocurrido
¿Lo peor? cuando quien crees que te puedo ayudar lo menosprecia, te dice que son tonterías o que te olvides de ello o que eso no es relevante para tu fe.

¿quieres contarnos la tuya?

Marcar el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.