EL ÁNGEL QUE ORA

EL ÁNGEL QUE ORA

La beata Rosa Gattorno (1831-1900) dice: El 24 de enero de 1889, estaba muy cansada y me fui a la capilla a hacer oración. Me sentía disgustada, porque no encontraba aquella unión que deseaba y estaba un poco temerosa, pero tranquila. Se me apareció un bellísimo ángel y rezaba cerca de mí. Le pregunté por qué hacía eso, pero no me respondió nada. En cambio, una voz interior, me dijo: Reza por ti. Él hace lo que tú no puedes hacer, él te suple. Le es muy agradable a Dios tu cansancio. Por eso, este ángel Gabriel hace tus veces. Y quedé muy contenta en mi interior, como si hubiese gustado aquello que en la unión podía experimentar*.

Archangel Gabriel, Fresco paintings in the old church

El santo cura de Ars recomendaba: Cuando no podáis rezar, encargad a vuestro ángel que lo haga en vuestro lugar.

De hecho, nuestro ángel tiene como oficio principal presentar nuestras oraciones a Dios y orar por nosotros. Por eso, el Padre Danielou decía que al ángel guardián debíamos llamarlo el ángel de la oración.

¡Qué hermoso es saber que nuestro ángel custodio ofrece nuestras oraciones y ora por nosotros, especialmente, cuando nosotros, por enfermedad o cansancio, no podemos hacerlo! Pero, si no fuera uno, sino millones los que rezaran por nosotros, ¿cuántas gracias recibiríamos de Dios? Por eso, procuremos hacer un pacto con los ángeles, consagrémonos a ellos, como hermanos y amigos, para que ellos estén continuamente, las veinticuatro horas del día, orando por nosotros y adorando a Dios y amándolo en nuestro nombre.

* Gattorno Rosa, Memorias, Ed Congregación Hijas de santa Ana, Roma, 2004, p. 893.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.