EL ÁNGEL MENDIGO

EL ÁNGEL MENDIGO

San Felipe Neri andaba un día por las calles de Roma y un pobre se le acercó a pedirle limosna. El santo hizo ademán de darle las pocas monedas que tenía, cuando el otro, excusándose y sonriendo, le dijo: Quería sólo ver lo que tú sabes hacer, y desapareció. Más tarde, comunicó a sus amigos sacerdotes que el mendigo era su ángel custodio, que se le había aparecido así para darle a entender cuán grata es a Dios y a sus ángeles la caridad con los pobres.

P. ÁNGEL PEÑA BENITO O.A.R.
ÁNGELES EN ACCIÓN

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.