EL ÁNGEL DEL CONSUELO

EL ÁNGEL DEL CONSUELO

Cuando Jesús estaba angustiado y sudando sangre en Getsemaní, se le apareció un ángel del cielo que lo consolaba (Lc 22, 43). Nosotros también necesitamos consuelo en los momentos tristes y difíciles de la vida. Nuestro ángel será entonces nuestro consolador. Y podemos invocar al ángel del consuelo, que consoló a Jesús en Getsemaní. Por otra parte, no nos olvidemos de ser nosotros también como ángeles consoladores para los demás.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.