EL ÁNGEL DE LA CURACIÓN

EL ÁNGEL DE LA CURACIÓN

Todos conocemos la hermosa historia del arcángel san Rafael, descrita en el libro de Tobías. Tobías buscó un compañero para que lo acompañara en su largo viaje a Media, pues, en aquellos tiempos, los caminos eran muy peligrosos. Y encontró a Rafael, el ángel; pero no sabía que era un ángel (5, 4). Antes del viaje, el padre bendice a su hijo Tobías: Que Dios os proteja y su ángel os acompañe con su protección (5, 16). Y, cuando la madre se pone a llorar desconsolada, porque se va su hijo y no sabe si
regresará con vida, el padre le dice: Un ángel bueno lo acompaña y le dará un viaje feliz y lo traerá sano (5, 21).

Cuando Tobías se baña en el río Tigris, un pez grande saltó como para devorarlo y el ángel le dijo: Agarra el pez, ábrelo, sácale la hiel, el corazón y su hígado, y guárdatelo; tira los intestinos, porque su hiel, su corazón y su hígado, son remedios útiles… La hiel sirve para untar los ojos de un hombre con cataratas para que quede sano (6, 4-8).

Cuando regresaron del largo viaje, después que Tobías se casara con Sara, Rafael le dijo a Tobías: Tengo por seguro que se abrirán los ojos de tu padre. Úntale los ojos con la hiel del pez y el remedio hará que las manchas blancas se contraigan y se le caerán como escamas de los ojos. Y así tu padre podrá mirar y ver la luz… Y Tobías le aplicó el remedio a su padre y con ambas manos le quitó las escamas de la comisura de los ojos… Y el padre dijo: Ahora te veo, hijo, luz de mis ojos (Tob 11, 7- 13).

San Rafael arcángel es considerado como Medicina de Dios, como si fuera un médico especialista en todas las enfermedades. Haríamos bien en invocarlo en todas las enfermedades para que podamos obtener la curación con su intercesión.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.