CANTAR CON LOS ÁNGELES

CANTAR CON LOS ÁNGELES

¿Cómo será oír a millones de ángeles cantar al Señor? ¿Cómo cantarían los ángeles aquella noche de Navidad? Nos dice el profeta Isaías:

Vi al Señor sentado en su trono. Había ante Él serafines, cada uno con seis alas… Y los unos y los otros se gritaban y se respondían: Santo, Santo, Santo, el Señor Dios de los ejércitos. La tierra está llena de tu gloria (Is 6, 1-3).

El libro del Apocalipsis dice más o menos lo mismo:

Delante del trono… y alrededor de él, había cuatro vivientes (serafines)…, cada uno con seis alas y no se daban reposo día y noche diciendo: Santo, Santo, Santo es el Señor Dios todopoderoso, el que era, el que es y el que viene (Ap 4, 6-8).

Nosotros debemos asociarnos a ellos tal como decimos al terminar el prefacio de la misa, inmediatamente antes del Santo: Por eso, con los ángeles y arcángeles y con todos los coros celestiales cantamos el himno de tu gloria. En las liturgias de Oriente son más explícitos al decir: Con un millar de millares y diez mil veces diez mil ejércitos de ángeles y arcángeles, cantamos el himno de tu Gloria.

Santa Faustina Kowalska dice:

Un día, estando en adoración ante el Santísimo Sacramento, vi un ángel de gran belleza. Le pregunté: ¿quién eres? Y él me contestó: Soy uno de los siete espíritus que están día y noche ante el trono de Dios y lo adoran sin cesar. Al día siguiente, durante la misa, antes de la elevación, aquel espíritu comenzó a cantar estas palabras: Santo, Santo, Santo. Su voz era equivalente a millares de voces, imposible describirla [1].

Santa Brígida nos relata su experiencia:

Una vez, mientras estaba en misa antes de la consagración, un sinnúmero de querubines cantaba y hacía vibrar el aire con sonidos y cantos inefables. Después que el sacerdote pronunció las palabras de la consagración, vi la hostia que se cambiaba en un blanco y místico Cordero… A su fulgurante aparición le hacían escolta la Virgen y las alegres guirnaldas de los serafines, los amores del cielo [2].

El mismo san Juan Crisóstomo afirmaba:

Los ángeles están en torno al sacerdote en la misa y todo el ejército celestial canta [3].

La beata Rosa Gattorno cuenta:

Hoy escuché música de ángeles… Y vi la iglesia toda iluminada, resplandeciente de luz y una infinidad de ángeles que adoraban a su Dios… Me acerqué al sagrario y allí había multitud de ángeles [4].

Por eso, cada vez que asistimos a la misa, debemos cantar con los ángeles, especialmente en el momento del Gloria, cantando como los ángeles del día de Navidad: Gloria a Dios en el cielo y paz en la tierra a los hombres de buena voluntad (Lc 2, 14); y cantando con los serafines y con todos los ángeles y arcángeles el himno de su gloria: el Santo.

 

1 Cuaderno I, 194.
2 Chiminelli, Santa Brígida de Suecia, Librería Ferrari, Roma.
3 De sacerdotio VI, 4.
4 Hijas de santa Ana, El don de Dios a Rosa Gattorno, Ed. Don Bosco, La Paz, 1994, pp. 184.98.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.