Actuación ordinaria de los ángeles

La actuaciones ordinarias de los ángeles son:
Los ángeles bienaventurados cumplen los mandatos de Dios en favor de los hombres, en concreto el Ángel de la guarda nos defiende de los ataques del enemigo y nos enseña el camino correcto para alcanzar la gloria.
Los ángeles rebeldes ( demonios condenados a la tierra): atacarnos, sobre todo cuando somos débiles ( cuando no estamos en gracia) y tentarnos para alejarnos de Dios, siempre que pueden y les dejan.
Los ángeles caídos en su prisión siguen haciendo lo que sabían hacer antes, igual que dijimos que hay ángeles juntando materia y ordenándolas para construir neutrones, protones, electrones, moléculas de hidrógeno , helio, etc fabricando estrellas, también hay ángeles que saben crear y unir bases nitrogenadas y construir ADN, facilitar la existencia de la vida, construyendo vida, como se les enseño a hacer, y enseñarles la metalurgia, la agricultura y cualquier ciencia para el progreso y avance de lo que vayan construyendo allí donde están condenados. Yo me atrevería a decir que son los creadores de la vida fuera de la tierra en la oscuridad del averno, en algún lugar del inmenso y oscuro universo. No pueden interactuar con nosotros hasta el final de los tiempos. Lo cual no significa que no lo intenten, pero son expulsados de nuestro entorno rápidamente. Se les dará un tiempo para que actúen en nuestra presencia y en base a ello poderlos juzgar.
Los ángeles dubitativos están ocupadas en sus quehaceres diarios, siguiendo el plan de expansión del universo, a no ser que se le invoque y les distraigamos nosotros u otros ángeles caídos desde su exilio. Estos ángeles también son conquistados por los ángeles bienaventurados haciendo su acto de amor a favor de los hombres y alcanzando la bienaventuranza eterna.

Marcar el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.