70 lenguas de Arcángel Jofiel

Los ángeles no pueden leer nuestras mentes ni saben lo que pensamos. Nos hemos de expresar verbalmente para que lo escuchen, pero no lo escuchan con el oído sino en una comunicación intelectiva. Por tanto da igual el idioma que emplees para dirigirte a orar con un ángel, el te hablará de forma intelectiva y le entenderás si quiere decirte algo. Lo entenderás en tu idioma o con imágenes, sueños u otras forma de comunicación.

En la Iglesia Católica solo nombramos por su nombre tres Arcángeles: Miguel, Rafael y Gabriel , pues no es seguro que el resto de nombres que se empleen sean ángeles de Dios. No se recomienda nombrar a los ángeles por ningún otro nombre.

Nombrar un ángel es como llamar al timbre de una puerta. El nombrado abre y ve quien le llama y que quiere. Malo es equivocarse de puerta y que la abra quien no pensábamos. Muy pocas personas del mundo se comunican con los ángeles de Dios pues Dios da raramente permiso para que el ángel se comunique intelectivamente o de otras formas. Un ángel de Dios actúa o interviene solo con permiso de Dios y de la forma que Dios quiere, cuando él quiere y como él quiere. No atienden a velas, ritos, campanas, músicas, canciones, o peticiones egoístas o interesadas o que buscan el mal para otra persona. Los ángeles de Dios no dan nada por si mismos tales como: paz, alegría, sabiduría, bienestar, riquezas o cualquier cosa que se les pida, pues solo obedecen a Dios y solo son mensajeros de Dios que llevan tu oración a Dios y traen la respuesta que Dios concede.

Existen otras categorías de ángeles con los que la gente se comunica, a saber:

  • los condenados a la tierra o demonios: hay quien se comunica con ellos. Hay dos corrientes: la satánica o iglesia de satanás cuyo objetivo es destruir al hombre hundiéndolo con sus propias pasiones ( soberbia, avaricia, lujuria, ira, gula, envidia y pereza) o moviendo al incumplimiento de la ley de Dios (idolatría, blasfemias, adulterios, fornicaciones, asesinatos, avaricia, usura, homosexualidad, idolatría, apostasía, robo, etc)  y la luciferina que tiene dos corrientes principales la masonería cuyo objetivo es someter al hombre bajo el yugo de lucifer destruyendo al que no se someta y la nueva era que engloba un montón de corrientes ancestrales cuyo objetivo es endiosar al hombre y soberbiarlo para alejarlo del bien supremo y destruirlo atrapando sus almas en condenas eternas como la que viven ellos (los demonios).
  • los condenados al seol, estos son inaccesibles hasta que Dios les rompa sus cadenas e intervengan en nuestro mundo, tiempos ya iniciados. Lo harán encarnados como provenientes de otros lugares del cosmos bien para destruirnos directamente o bien como embaucadores para someternos. También están sedientos de venganza de Dios y destruir al hombre.
  • los ángeles pendiente de juicio ocupados en sus tareas propias que raramente se distraen de ellas. Pueden tomar partido: siguiendo el plan de Dios, en beneficio del hombre, o a sus propios intereses, contrarios al plan divino.

Existen otros espíritus vagando por el mundo de almas de hombres muertos que no han alcanzado la luz pero esto es otra historia.

Jofiel es mencionado en la cosmovisión de las corrientes ocultistas (luciferinas) de la nueva era. No recomiendo su invocación o entablar
contacto con él.

Angelólogo católico

Jose Garre

Marcar el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.