¿Tuvo Nuestro Señor un ángel de la guardia?

Ángel de la Agon�a en el Huerto (detalle)

Santo Tomás de Aquino, secundado por otros insignes autores, busca esclarecer esa duda que surge al considerar el episodio de Getsemaní y otros trechos de las Escrituras.

Es doctrina bien conocida que todo hombre tiene un ángel de la guarda. No es extraño, por tanto, que pueda surgir la siguiente interrogación: ¿El propio Nuestro Señor Jesucristo, siendo al mismo tiempo Dios y hombre —en esto consiste el misterio de la Encarnación—, tuvo también un ángel de la guarda?

Los ángeles nada tenían que enseñar a Jesús.

Los ángeles, en relación a nosotros, son como hermanos mayores, encargados por el Padre común para conducirnos rumbo a la Patria Celeste.

Tienen la misión de guiarnos y de apartar de nosotros, en misteriosa medida, los obstáculos del camino. Su “custodia” no consiste en asistirnos y defendernos como lo haría un subalterno, sino en una especie de tutela protectora que se adapta a nuestra libertad humana y que será tanto más eficaz cuanto más nos apoyemos en ella con confianza y buena voluntad. En esas condiciones, se ve que Nuestro Señor no podía tener un ángel de la guarda propiamente dicho.

La principal ocupación del ángel de la guarda, nos dice Santo Tomás, es iluminar nuestra inteligencia: “La guarda de los ángeles tiene como último y principal efecto la iluminación doctrinal” (Suma Teológica I, 113, 2). Pero, Nuestro Señor, ni siquiera en Su ciencia humana, tenía cómo ser iluminado por los ángeles.

Los teólogos reconocen tres especies de ciencia en la santa alma de Jesucristo, en Su vida mortal: la ciencia de la visión beatífica, la ciencia infusa y la ciencia adquirida.

Por las dos primeras, Nuestro Señor superaba en profundidad y extensión el saber de cualquier criatura, sin excepción: Dios hizo a su Hijo “tanto más superior y excelente que los ángeles” (Hb 1, 4). Bajo ese doble aspecto, ellos no tenían nada que enseñarle.

En cuanto a la ciencia adquirida o experimental, que progresó en Nuestro Señor con la edad, Cristo no tenía necesidad del socorro de los ángeles para ser instruido sobre los diversos objetos que se ofrecerían a Sus sentidos en el gran libro del universo.

Sin embargo, el servicio de los ángeles le convenía.

Pero, aunque Nuestro Señor tenía pleno poder sobre las criaturas y, por consiguiente, podía obtener directamente todo lo que era necesario a Su vida corporal, ser servido por los ángeles le convenía a doble título.

Por un lado, esa asistencia material de los ángeles —así como los cuidados con su alimentación y el vestuario prestados por José y María, cuando era niño, y después, ya adulto, por las santas mujeres— estaba conforme con la apariencia de flaqueza y debilidad con que había querido revestirse el Verbo encarnado.

Por otra parte, ¿no era adecuado que, antes mismo que Cristo entrase en la gloria, los ángeles ya le testimoniaran —por sus piadosos homenajes particulares, e incluso por discretas manifestaciones exteriores— que lo reconocían como su Señor y su Rey?

La solución de Santo Tomás de Aquino

Santo Tomás no admite que Nuestro Señor haya tenido un ángel de la guarda en el sentido estricto, porque el papel del “ángel de la guarda”, que es propiamente el de dirigir y proteger, no podía tener por objeto la santa humanidad del Salvador.

Pero el gran Doctor se cuida bien de rasgar el Evangelio y negar el servicio de los ángeles a Nuestro Señor. Servicio, cuyo modo habitual de funcionamiento los autores sagrados no explican, si bien señalan diversos actos significativos (Lc 13; Mt 4,11; 26,53) que parecen indicar que Nuestro Señor tuvo, no solamente un ángel, sino una falange de espíritus bienaventurados vinculados al servicio y asistencia de Su santa humanidad.

La situación de los ángeles en relación a la santa humanidad de Nuestro Señor está muy bien expresada en estas palabras del Doctor Angélico: “No era de un ángel de la guarda, en cuanto superior, que necesitaba; sino de un ángel que lo sirviese como inferior. De ahí que se diga en el Evangelio de Mateo (4, 11): ‘Se le aproximaron ángeles que lo servían’” (Suma Teológica I, 113, 4).

Era un papel de ministros, no de guardianes, el que tenían los ángeles junto al Verbo encarnado: no eran custodios, sino siervos.

El episodio de Getsemaní

El episodio de Getsemaní muestra, es verdad, una dificultad especial: “Apparuit de coelo Ángelus -dice el texto sagrado- confortans eum” (Lc 22, 43). ¿Cómo puede un ángel reconfortar a Nuestro Señor, esto es, levantar su ánimo, traerle un socorro moral?

Pro catedral de Santa Mar�a, Hamilton (Canadá)Santo Tomás expresa muy bien esa objeción al preguntarse si no podemos deducir, entonces, que Cristo fue instruido por los ángeles, visto que “somos reconfortados por las palabras de exhortación de quien enseña“. A esta dificultad él mismo responde: “el alivio recibido del ángel no se dio a modo de instrucción, sino para manifestar la veracidad de Su naturaleza humana” (Suma Teológica III, 12, 4, 1).

Esa explicación, tenemos que confesarlo, no satisface completamente el espíritu. En ella, el por qué de la intervención angélica, en esta hora tan penosa de Getsemaní, aparece; pero el cómo, escapa. Y, a no ser que consideremos como un simple gesto simbólico el alivio traído por el ángel a Nuestro Señor, la dificultad parece subsistir.

Por eso, otros autores se aplican en ir más adelante en esa explicación.

El ángel puso en obra motivos de alivio

Podemos decir que el ángel proporcionó algo semejante a un alivio moral al alma de Nuestro Señor, delicada entre todas y sensibilísima a las manifestaciones de afecto, no menos que a los abandonos, las traiciones y los ultrajes.

Así pues, el papel del ángel no fue (lo que sería inadmisible) conceder al alma de Nuestro Señor alguna “iluminación” verdadera, o revelarle algo nuevo para levantar Su ánimo. Sea por medio de una palabra
exterior, sea por una acción interior sobre la imaginación y memoria del Mesías, el ángel puso en obra motivos de alivio que el Dios Salvador conocía bien, pero que Él había evitado, de una manera más o menos directa, aplicar a Su espíritu; pues, con el fin de beber hasta el final el cáliz de la amargura, el augusto Redentor, en el momento supremo de la Pasión, se empeñaba en considerar toda la extensión y profundidad de este acto expiatorio” (V. Cardenal Billot, de Verbo Incarnato, thes. XIX, 4).

De todas partes le asaltaban pensamientos agobiantes, provocando en Su corazón y en Su carne angustias inexpresables: “Me cercaron dolores de muerte, y torrentes de iniquidad me conturbaron” (Sl 17, 5). Fue entonces cuando el ángel suscitó, ante la mirada de Jesús, las más dulces representaciones.

Sin duda, como dice un piadoso autor “Ese celeste mensajero llamaba la atención del Salvador sobre las virtudes magníficas que irían a germinar de Su sangre divina; evocaba el cuadro profético de esos admirables cortejos de vírgenes, de mártires, de confesores, de amigos fieles y de verdaderos arrepentidos de ambos sexos, de todas las edades y categorías, que a pesar de sus muchas debilidades, tendrán por Jesús un amor sincero y ardiente y se esforzarán al máximo en reparar a su buen Maestro por tantos sufrimientos y heridas“.

(Traducido, resumido y adaptado del L´Ami du Clergé, nº 50, 1911, p. 1111-1113)

Apud: Revista Heraldos del Evangelio, Madrid, nº 53 – Diciembre de 2007.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *