‘Señor del Mundo’ por R.Hugh Benson

por DAVID AMADO en LIBROS

25 OCTUBRE, 2006

Leido en Forum Libertas

Hugh Benson es un autor al que, no se sabe por qué (¿o sí?) las editoriales han relegado al olvido. De vez en cuando, como es el caso, aparece una reedición de esta gran obra, escrita a principios del siglo XX, pero que es de una gran actualidad. Trata del Anticristo.

Mientras algunos escriben obras sobre el tema desconociendo totalmente los datos de la revelación y poniendo más imaginación y mala baba que inteligencia, Benson consigue, sin dejar la ficción, un retrato bastante plausible del que será el postrer enemigo de Jesús.

No será un tipo feo, ni tendrá garras de buitre ni pezuñas de asno. Tampoco es probable que le dé por la antropofagia. Probablemente frecuentará buenos restaurantes, vestirá elegantemente y gustará de la comodidad.

A lo más prescindirá del tabaco y fumará con moderación. Parece que las primeras campañas contra el tabaco las iniciaron un grupo de puritanos a los que no parecía bien que cuando Jesucristo volviera en toda su gloria los encontrara fumando. Creo que la idea ya no es la misma.

Con talento nos presenta el autor al señor Felsenburg que fundamentalmente es un pacificador al que encanta establecer alianzas entre civilizaciones, las cuatro que quedan para cuando aparece, y declara la guerra a la Iglesia Católica. Porque el católico no está para adorar al hombre, ni a la razón o la naturaleza, sino sólo a Dios.

De esta obra dice el gran crítico inglés Joseph Pearce que “Señor del mundo merece un lugar junto a Un mundo feliz y 1984 entre los clásicos de la distopía de ficción. De hecho, aunque las obras maestras de Huxley y Orwell son equiparables en valor literario, son claramente inferiores en valor profético. Los dictadores políticos que daban a la novela-pesadilla de Orwell su siniestra potencia ya tuvieron sus días. Sin embargo, la novela-pesadilla de Benson se está haciendo realidad ante nuestros ojos”.

Benson, convertido al catolicismo y que acabó siendo sacerdote, fue considerado uno de los mejores escritores ingleses de su época. El tiempo (¿sólo él?), lo ha sepultado. Es como decir que a los muertos los sepulta la tierra.

Pero es un genio a la hora de describir el relativismo filosófico que acabará dominando el pensamiento, así como la paz al precio de la verdad y la justicia o la persecución religiosa en nombre de la tolerancia. Es la sociedad de la eutanasia y del control mental colectivo, de la vida sin problemas pero carente de sentido, del culto vacío… pero también el tiempo en que la Iglesia, terriblemente reducida, ha de dar el postrer testimonio de fidelidad en su Salvador.

Quien lea la obra encontrará muchos paralelos y claves para entender lo que hoy sucede y, sin mucho esfuerzo, para comprender la actitud de la Iglesia, acusada de ir contra el mundo cuando es él, lo tomo en el sentido que lo emplea san Juan en el Evangelio, quien se ha alzado contra Dios.

Además de servir para recuperar a un autor injustamente olvidado, la obra por su calidad estilística y por el acierto en el tratamiento del tema (lo de menos es que Benson no llegara a imaginar el progreso técnico de nuestros días), merece ser leída. Quizás a partir de los 18 años. Y lo que no se entienda se pregunta a quien pueda responder.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *