Maitreya Rael el mensajero de los Elohim – Claude Vorilhon

El Movimiento Raeliano Internacional es una religión ovni que, según ellos explican, cree que unos seres extraterrestres muy avanzados científicamente, llamados Elohim, habrían creado toda la vida sobre la Tierra mediante ingeniería genética. Según la creencia raeliana, una combinación entre la clonación humana y la “transferencia mental” podría, en última instancia, proveer a los humanos del don de la inmortalidad.

La secta nace después que Claude Vorilhon más conocido como Rael, (nacido en Francia en 1946) hijo de Colette Vorilhon, dijo haber sido contactado por seres extraterrestres. Vorilhon se dedicó en su juventud al canto, siendo conocido como Claude Celler y luego al periodismo deportivo, llegando a tener su propia revista sobre el mundo automotor, Auto Pop.

Según Rael durante su encuentro con el Elohá (singular de Elohim) recibió un mensaje que afirma que éstos enviaron a todos los profetas que establecieron el origen de las principales religiones (Abraham, Buda, Jesús, Mahoma, etc).

El Movimiento Raeliano tiene como objetivo reunir dinero para construir una Embajada, de preferencia en Jerusalén, para recibir oficialmente a los Elohim en la Tierra.

El libro principal de la Filosofía Raeliana es “Diseño Inteligente, Mensaje de los Diseñadores”, escrito por Rael. Otros libros escritos por Rael son: “Meditación Sensual”, “Geniocracia”, “Sí a la Clonación Humana” y “El Maitreya extracto de sus enseñanzas”.

Esta religión ha resultado muy controvertida principalmente por su apoyo a la clonacion humana y la completa libertad sexual. El movimiento ha sido catalogado en muchos paises como una secta destructiva o peligrosa. También manifiestan un claro sentimiento anticatolico y es sabido que se oponen fervientemente al Vaticano. Aunque afirman ser cientificos ellos mismos, son un caso peculiar de creacionistas que niegan el hecho evolutivo a la vez que han adoptado dogmas mas propios de una pseudociencia.

Claude Vorilhon

Este falso mesías sería considerado simplemente un absurdo, ridículo y necio, si no fuera por el triste hecho de que tiene seguidores sinceros.  La ingenuidad de los miembros de su secta, va más allá de la norma de la credulidad.  Los raelianos son una religión atea dirigida por Claude Vorilhon quien se hace llamar Rael, las últimas cuatro letras de «Israel».  El grupo reclama tener una membresía de cincuenta y cinco mil seguidores en todo el mundo.

Los raelianos creen que científicos de otro planeta crearon la raza humana y que el monoteísmo debe ser reemplazado totalmente por la ciencia.  Vorilhon asegura que comenzó este movimiento después de haber sido visitado por una extraterrestre de un metro con veinte centímetros de altura, procedente del planeta Elohim.  Rael ha escrito un libro acerca de sí mismo en el cual insiste que en Asia, es conocido como Maitreya, el tan esperado Buda del occidente.

Los raelianos aseguran que la humanidad fue creada en un laboratorio de extraterrestres.  Que los seres humanos fueron clonados por una raza extraterrestre a partir de su propio ADN (ácido desoxirribonucleico).  Además, que un Armagedón nuclear destruirá el mundo para el año 2035, y que sólo se salvarán ciento cuarenta y cuatro mil creyentes verdaderos al ser reconstruidos de su ADN con su memoria y personalidad intactas.  Cuando un raeliano muere le remueven un centímetro cuadrado de hueso de su cabeza para seguridad.

Según dicen los propios raelianos en su página publicada en internet, el movimiento fue fundado en Francia el 13 de diciembre de 1973, después que Vorlihon tuviera un supuesto contacto con los extraterrestres en mitad del cráter del Puy de Lassolas, cerca de Clermont Ferrand en el centro de Francia.  Él asegura que vio bajar del cielo en medio de la niebla, un aparato de apariencia metálica en forma de campana aplastada, aproximadamente de siete metros de diámetro y sin ningún parecido con la tecnología terrestre.

Estupefacto, vio cómo el aparato quedó inmóvil y se abrió una rampa.  Un ser humanoide de baja estatura, de aproximadamente un metro con veinte centímetros de estatura, calvo con una barba en perilla, ojos almendrados, piel gris y un halo, se aproximó a él, y le dijo que era su padre.

Tranquilizado por la actitud pacífica del visitante, Vorilhon le preguntó en francés de dónde venía.  El extraterrestre, quien se identificó como “Yavé Elohim”, supuestamente le dio un mensaje para toda la humanidad, prometiendo regresar con todos los profetas del pasado si le construían una embajada oficial.  Le explicó cómo ellos estuvieron en el origen de todas las religiones, a fin de elevar progresivamente el nivel de conciencia y amor de la humanidad.

Le aseguró asimismo que ahora tenemos la capacidad para comprenderlos racionalmente como nuestros creadores, aceptándolos con amor y respeto y no con miedo y mistificación.  También le dijo que les gustaría darnos un nuevo mensaje espiritual destinado a abrir nuestras mentes y a construir un paraíso en la tierra.  Este mensaje, según ellos, es la clave que permite que podamos comprender que lo que pensábamos que era Dios, son de hecho hombres como nosotros, pero un poco más avanzados, que nos aman enormemente y que han esperado hasta que alcanzáramos un estado donde pudiéramos por fin comprenderlos.

El vehículo para este nuevo mensaje fue denominado el Movimiento Raeliano, el que desde sus comienzos en 1973 se ha expandido rápidamente en países de Europa, África y las Américas, extendiéndose hoy rápidamente en Asia.  De acuerdo con Vorilhon y el Movimiento Raeliano, el que existe en 84 países del mundo, la clonación «es una manera de cumplir el sueño de vida eterna de los seres humanos convertido en una realidad científica».  De hecho, en el año 2002 los raelianos anunciaron al mundo que habían clonado el primer ser humano.

Rael asegura, que después de dictar una nueva versión del Antiguo Testamento, Sodoma y Gomorra fueron destruidas por armas nucleares, entonces Noé tomó el ADN de todos los animales en una nave espacial, en la cual los extraterrestres que se llaman a sí mismo los Elohim, crearon la raza humana hace veinticinco mil años.  Yavé tomó a Vorilhon, quien sería llamado Rael, a siete veces la velocidad de la luz, al hogar de los Elohim, el «planeta de los sabios».

Allí Rael tuvo un tiempo maravilloso volando por los alrededores con la ayuda de un cinturón antigravitacional.  Conoció a Buda, Mahoma y Moisés y a su hermano perdido por largo tiempo, quien resultó ser Jesús.  A Rael entonces se le otorgó el don de la sanación, tuvo relaciones íntimas con seis robots biológicos, vio a su madre clonada de una fotografía y fue nombrado embajador de los Elohim en la tierra.  A su regreso adoptó el nombre de Rael y comenzó a proselitar como “el último profeta”.

Con todo lo absurdo que puede parecer esta historia, los raelianos ahora aseguran que cuentan con cincuenta y cinco mil miembros en todo el mundo, aunque no se puede creer mucho lo que dicen, porque en los videos de las reuniones sólo se ven como doscientas personas.  Sin embargo, cuando tienen sus reuniones invitan a los católicos y les piden públicamente que renuncien a su fe en protesta por la pedofilia entre los sacerdotes.

Los raelianos mantienen sus finanzas en secreto en un banco en Suiza.  La secta asegura que ha recolectado doce millones de dólares para construir su embajada en Jerusalén, con figura en espiral, como uno de los círculos que apareció en un sembrado de maíz.  Afortunadamente, el gobierno de Israel se ha negado a venderles territorio para llevar a cabo este proyecto.

 

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *