Advenimiento de Cristo

Estoy leyendo muchas entradas de blogs, escuchando muchas charlas de predicadores y rabinos sobre el Advenimiento de Cristo. Para estos la primera, para aquellos la segunda.

Los rabinos cuentan los días en que los hijos de Ismael ocupan la tierra de los hijos de Israel, mil trescientos años, y se les terminan la cuenta.

El Rabino Baruj relacionó lo que está escrito en el Zohar, el texto central de la mística judía, en cuanto a la recompensa divina para la nación de Ismael y su caída final.

Rabí Shimón Bar Iojai [un sabio de la época del Segundo Templo], dijo que el ángel que ministra a Ismael estaba delante de D’os y le pidió, diciendo:” Cualquier persona que hace una mitzvá (cumplir un mandamiento) debe recibir una recompensa. Ismael se circuncidó. No a los ocho días, pero lo hizo cuando tenía 13 años de edad! ¿Él no gana algún mérito con esto? Rabino Baruj enseñó: “El Zohar dice que D’os respondió diciendo que se les daría la tierra de Israel durante el tiempo en que la tierra este vacía de judíos, después de la destrucción del Templo”.

“Eso es exactamente lo que pasó”, continuó. “D’os le dio a Ismael 100 años por cada año, hasta que fue circuncidado; 1.300 años para gobernar en la tierra de Israel. Ahora vemos que el final de este tiempo ha llegado. Estaban aquí, gobernaron sobre la tierra, ellos recibieron su recompensa, ahora es el momento para que la nación de Israel gobierne en su tierra. Es hora de que el Mesías y la redención lleguen, cuando Israel reinará sobre toda su tierra. Esta tierra no les pertenece a ellos, nos pertenece a nosotros”.1

Los predicadores parten de la cita de Lucas 17:20-37 o en Mateo 24:37-39 donde se habla sobre el advenimiento de Cristo

En el versículo 26 dice: «Como sucedió en los días de Noé, así será también en los días del Hijo del hombre.»

Pero no dice hacía la guerra, formicaban, y se mataban unos a otros sino comían, bebían y tomaban mujer o marido.

En el versículo 28 dice: «Lo mismo, como sucedió en los días de Lot: comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, construían»

No dice: en los tiempos de Lot donde floreció la corrupción, el adulterio, la fornicación y la homosexualidad.

No sirve estos textos para explicar como viviremos en la tierra cuando ocurra el Advenimiento de Cristo sino para explicar que será repentina, inesperada, a casi todos les pillará desprevenidos. Jesús ilustra esta verdad con ejemplos de la Historia Sagrada: como en los días de Noé (Gen 6,9 – 9,17) y como en los días de Lot (Gen 18,16 – 19,27), El Advenimiento de Cristo será de repente.

Para los católicos no es el final del tiempo de los hijos Ismael ni si vivimos como en los días de Noé o de Lot el que marca el advenimiento del Mesías sino la prueba que deberá pasar la Iglesia en su final (CIC 675), la impostura del Anticristo (CIC 676) y la Pascua de la Iglesia en la que seguirá a su Señor en su muerte y en su Resurrección (CIC 677)

La prueba final de la Iglesia sacudirá la fe de numerosos creyentes bajo la forma de un impostura religiosa que proporcionara a los hombre una solución aparente a sus problemas mediante el precio de la apostasía de la verdad.

Hemos de ver al hombre gloriándose a si mismo colocándose en el lugar de Dios y de su Mesías venido en la carne.

Pero este triunfo de Dios sobre la rebelión del mal tomará la forma de Juicio Final (Cf. Ap 20, 12), después de la última sacudida cósmica de este mundo que pasa. (Cf. 2 P 3, 12-13).

por angelologo 31-12-2016

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *